Centro Privado de Atención de Trastornos Adictivos (CATA): Unidad de Tratamiento de Adicciones en Alicante / 685 987 453

Antes situados en el Perpetuo Socorro de Alicante, desde hace poco en nuestra propia Clínica Privada en el centro de Alicante.

Tratamiento y Ayuda para la Ludopatía en Alicante

El juego supone una problemática que en seguida pone contra las cuerdas la economía de la persona que la padece y en muchos de los casos también a la de su familia. La persona que desarrolla una adicción al juego suele encontrarse debilitada, viviendo la vida como una amenaza constante e inmerso en una conducta evitativa con respecto a las diferentes situaciones emocionales que se le van presentando en el día a día.

También es muy frecuente que encuentre mucha dificultad a la hora de expresarse. Y en la misma línea podríamos hablar de una dificultad para identificar sus propios sentimientos. Así pues en resumen tendríamos a una persona con un sufrimiento diario. Que asume estando convencido de que no tiene los recursos necesarios para salir de ese estado de indefensión.

El juego lo teletransporta a una realidad paralela en la que ese estado de amargura desaparece radicalmente, sintiéndose a salvo de si mismo. Pero al mismo tiempo después en seguida viene una conciencia del daño que se está infringiendo a si mismo y a sus personas cercanas.

En esta problemática se complica por el hecho de que la persona termina asociando el dinero con la posibilidad de jugar. Sin embargo si la persona quiere ponerse en tratamiento, se puede dar la vuelta a todo esto con la terapia adecuada y con la ayuda de algunas de sus personas cercanas.

En el centro de rehabilitación en Alicante de Exii se realiza un tratamiento completo con ayuda y soluciones sobre la adicción al juego. Te ayudamos a dejar atrás tus problemas con la ludopatía. Habla ahora con un terapeuta de la clínica.

Las adicciones son enfermedades crónicas que la mayoría de veces están relacionadas con la dependencia de una persona a una actividad o a una sustancia la cual le otorga cierto alivio o placer. Entre ellas se encuentra la adicción al juego también llamada ludopatía. Para tratar la ludopatía en Alicante existen clínicas especializadas para tratar esta adicción.

Un ludópata es una persona que necesita el juego como primera necesidad sin importar las consecuencias que tenga. Este tipo de persona solo piensan, actúan y viven por el juego, dejando de lado todo lo demás, ya sean objetivos o necesidades.

Un ludópata puede llegar a presentar los mismos rasgos que un adicto a sustancias adictivas, como pérdidas de control, síndromes de abstinencia o repeticiones de conductas para conseguir esa sensación placentera necesaria.

El entorno personal y familiar de un ludópata tiende a ser secundario, ya la que prioridad es el juego. Este cambio de conducta se debe a que sus visitas constantes a casinos y el estar constantemente apostando hace que se tenga una conducta mucho más reservada. Los problemas económicos son otros de los problemas que un adicto al juego puede tener ya que hará lo posible, como el mentir, para evitar ciertas responsabilidades relacionadas con su enfermedad.

Este tipo de actitudes pueden llegar a tener consecuencias como trastornos de ansiedad por la necesidad de seguir apostando para poder conseguir dinero y las veces que no se puede jugar por cualquier motivo hace que se lleguen a provocar trastornos de ansiedad. Además los problemas nombrados antes con la familia, las mentiras, los problemas económicos, etc. pueden llegar a causar una depresión.

Por último, los cambios de personalidad que puede causar la necesidad de poder jugar pueden provocar ciertos cambios en la conducta, como por ejemplo, estar agresivo, poco comunicativo o irritable.

En Exii contamos con tratamientos para solucionar la ludopatía en Alicante, donde proporcionamos diferentes terapias con las que conseguir resultados, incluida la farmacológica.

Es importante acompañar este tipo de terapias con psicoterapias individuales, este tipo de terapias ayudan a reforzar esas conductas positivas evitando así las negativas. Pero el primer paso para poder ayudar a un paciente es que el propio paciente reconozca el problema y quiera resolverlo.