Adicción a la marihuana o cannabis

El consumo de cannabis o marihuana tiene al principio un componente lúdico. Nos divierte y altera la percepción de una manera atractiva, sin aparentes consecuencias. Sin embargo, este consumo habitual puede acabar convirtiéndose en un problema, en los casos más graves, en una adicción al cannabis.

El cannabis es la droga ilegal más consumida en Europa y es especialmente popular entre los jóvenes y los adolescentes. Es fácil empezar a fumar porros los fines de semana con los amigos, nos une como grupo y nos hace sentir más adultos. Aunque no todas las personas que a lo largo de su vida tienen contacto con esta droga desarrollan una adicción, en muchos otros casos no es así.

Los jóvenes y personas que atraviesan una situación difícil, o que sienten emociones difíciles de gestionar bien con sus amigos, familia o estudios, pueden acabar fumando porros diariamente y convertir ese consumo en la forma de mantener cierta distancia con esa realidad que les hace daño o a la que no saben enfrentarse, por otro lado, pueden encontrar cierto alivio del estrés o de la ansiedad en el consumo de porros. Pero, para cuando se dé cuenta pueden haber pasado años, haber generado una adicción a la marihuana, estar fumando entre 5 y 9 porros diarios, estar fracasando en los estudios o en el ámbito laboral, tener conflictos enconados con la familia o la pareja, dificultades en la memoria, cambios de humor e incluso una irritabilidad constante.

¿Qué causa adicción al cannabis? ¿Soy adicto al cannabis

El psicotrópico que genera adicción al cannabis es el tetrahidrocannabinol o THC, con capacidad para cambiar la función cerebral alterando el estado de ánimo, la percepción y la conciencia. La adicción al cannabis viene motivada principalmente por su consumo prolongado en el tiempo, como hábito. Sobre todo, cuando se utiliza como excusa para relajarse, para reducir el estrés o la ansiedad.

Esto mismo provoca que el adicto no asocie sus problemas diarios con el consumo de THC. Para la persona adicta al cannabis ser consciente de su adicción es difícil dado que ha convertido el consumo en un hábito. A ello hay que añadir la percepción popular y errónea de que se trata de una droga natural y por ello poco peligrosa. 

Con todo, será difícil tener la voluntad para buscar ayuda. Suele ser su entorno quien evidencia el problema y le ofrece el apoyo que necesita para dar el primer paso y buscar ayuda profesional. Si como familiar o pareja necesitas ayuda para hablar de la adicción y de la terapia con el adicto, en EXII podemos ayudarte mediante una cita sin compromiso y gratuita con uno de nuestros terapeutas que te dará las claves para abordar la situación con el adicto y convencerle de la necesidad de acudir a un profesional.

Por otro lado, podemos hablar de una adicción al cannabis cuando el consumo es habitual todos los días o casi todos los días.

La gravedad de la adicción a la marihuana

Si bien es cierto que en comparación con otras sustancias la adicción al cannabis puede tardar más en desarrollarse, puede acabar con graves consecuencias y efectos sociales en la persona adicta, incluyendo problemas físicos, como la falta de coordinación o de reacción, como psicológicos, como la ansiedad o los ataques de pánico.

La adicción al cannabis y el consumo de porros es especialmente peligroso para los adolescentes, dado que su cerebro no está totalmente formado al llegar a adultos pueden tener un mayor riesgo de desarrollar enfermedades mentales o esquizofrenia en los casos más graves. También debemos considerar que el cannabis es cada vez más potente, con mayores niveles de THC por lo que las consecuencias de su consumo tienden a ser más graves.

Si has intentado dejar de fumar y no has podido controlarte, o crees que alguien de tu entorno o familia es adicto a la marihuana, contáctanos sin ningún compromiso. En EXII estaremos con vosotros, de forma cercana y profesional, para afrontar la adicción y recuperar la libertad.

EL TRATAMIENTO: el método exii

AFRONTA LA ADICCIÓN

En EXII consideramos que la adicción es consecuencia de un malestar anterior que la ha generado, no es, por tanto, la causa de la situación que ahora estás atravesando. Por ello, nuestro tratamiento va dirigido a resolver el problema original que provoca la adicción. Ayudamos a que el paciente se conozca a sí mismo para resolver la situación que le ha llevado a la conducta adictiva, ayudamos a que descubra la función de esa adicción y la carencia que suple. De este modo, no paliamos el problema, buscamos su abandono definitivo. Nuestro tratamiento es una metodología desarrollada a partir de nuestra larga experiencia, con alta tasa de recuperación y avalado científicamente.

Juntos vamos a conseguirlo

Juntos vamos a conseguirlo