Adicción al movil y a las redes sociales

Síntomas de la adicción al móvil y redes sociales

En el uso del móvil y de las redes sociales, debemos distinguir el sobreuso de la adicción. Si bien, en el primer caso también pueden darse algunas de las consecuencias de la adicción al móvil. De este modo, hablamos de adicción al móvil o a las redes cuando la persona siente ansiedad o estrés al no poder usar o no tener cerca su teléfono móvil o bien al no poder acceder o hacer uso de las redes sociales.
Para evitar estos estados de ansiedad, la persona adicta no se despegará de su teléfono en ningún lugar, incluso en su propia casa el móvil le acompañará siempre. La necesidad es tal que llega el momento en el que el uso continuado provoca un distanciamiento social con su entorno y descuidos de las responsabilidades o un peor desempeño en los ámbitos familiares, sociales o laborales.

¿Cuáles son los síntomas de la adicción al móvil o a las redes sociales?

Por regla general, el adicto al móvil no es consciente de su adicción hasta que otras personas de su entorno evidencian la situación o bien hasta que se produce alguna situación de riesgo o vulnerabilidad para sí mismo o para con terceras personas.

 Algunos de los síntomas de la adicción al móvil o a las redes sociales son los siguientes:

  • Dependencia del teléfono móvil. No tenerlo cerca o no poder chequear las actualizaciones de las redes sociales o notificaciones provoca estados de ansiedad, estrés o nerviosismo. La dependencia es tal que la persona adicta puede llegar a hacer uso de él en espacios o situaciones prohibidas o poco correctas. Por ejemplo, mientras se conduce, en el cine en reuniones de amigos… Además, se consulta el estado del mismo de forma compulsiva para ver si hay nuevas notificaciones o mensajes.
    La dependencia es tal que consultar el teléfono o las redes sociales es lo último que haces antes de acostarte y lo primero que haces cuando te levantas. Además, acabas acostándote tarde o sufres problemas de insomnio o sueño por culpa del teléfono.
  • Sentimientos de culpa, remordimientos o insatisfacción con uno mismo, normalmente, porque el uso del teléfono móvil ha provocado la desatención de otras situaciones u obligaciones.
  • El uso del teléfono móvil hace que te distraigas y dejes de cumplir con otras obligaciones, bien familiares o laborales. Hace que, por ejemplo, también llegues tarde a las citas o que no prestes atención a lo que sucede en tu entorno, también puede provocar que acabes aplazando tareas o reuniones. Todo ello puede provocar un peor desempeño en el trabajo o en los estudios. 
  • Síndrome de abstinencia. Cuando no se puede hacer uso del teléfono, o bien cuando no pueden consultarse las redes sociales, el adicto puede sufrir cambios de humor, irritabilidad, estrés o ansiedad. Estos estados se desvanecen cuando de nuevo puede hacer uso del móvil.
  • Has intentado «desconectar» por ti mismo, reduciendo el uso del teléfono, pero no has podido y has acabado haciendo uso de él antes de lo previsto. Además, has intentado justificar el uso por que «era necesario» o era algo que «debías atender».
  • Sufres el denominado «síndrome de la vibración fantasma» de forma frecuente, es decir, sientes que tu teléfono está vibrando cuando en realidad no es así. Esto se produce cuando no tienes que estar pendiente del mismo por cuestiones laborales o de urgencia. Este síndrome se produce como una respuesta de anticipación frente a un hecho deseado, que sería el de la notificación o mensaje, se corresponde así con un estado de expectativa constante dada la necesidad de estar conectado del adicto.
Si crees que puedes estar sufriendo una adicción al móvil, o que alguien de tu entorno la puede estar sufriendo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros de forma totalmente confidencial y sin compromiso. Hablarás con un terapeuta y obtendrás más información sobre el tratamiento que podrás emprender si lo deseas. Si eres familiar, te daremos las claves y ayuda que necesitas para abordar el tema con el adicto y ayudarle a reconocer la adicción o pedir ayuda.
 
En EXII nunca estarás solo y juntos podremos hacer frente a la adicción. Contacta ahora sin compromiso.

EL TRATAMIENTO: el método exii

AFRONTA LA ADICCIÓN

En EXII consideramos que la adicción es consecuencia de un malestar anterior que la ha generado, no es, por tanto, la causa de la situación que ahora estás atravesando. Por ello, nuestro tratamiento va dirigido a resolver el problema original que provoca la adicción. Ayudamos a que el paciente se conozca a sí mismo para resolver la situación que le ha llevado a la conducta adictiva, ayudamos a que descubra la función de esa adicción y la carencia que suple. De este modo, no paliamos el problema, buscamos su abandono definitivo. Nuestro tratamiento es una metodología desarrollada a partir de nuestra larga experiencia, con alta tasa de recuperación y avalado científicamente.

Juntos vamos a conseguirlo

Juntos vamos a conseguirlo